¿Por qué a mí?

Nunca imaginé pasar nuestros primeros días juntas al lado de tu cama de hospital. Desde el momento que supe que venías a cambiar mi vida planeaba nuestro primer mes en casa, haciendo de mamá kanguro, chinendote y aprendiendo una de la otra.

Llegó el día de tu nacimiento, tu padre y yo estábamos tan felices, no podíamos esperar para conocerte. Durante la operación lloramos juntos de la felicidad y en el momento en que escuchamos tu primer llanto nuestros corazones se llenaron del amor más puro que jamás hayamos sentido en nuestra vida.

Uno cree que planear tener un bebé te prepara para ser mamá pero definitivamente no estaba preparada para verte en cuidados intensivos, verte sufrir y verte entre la vida y la muerte.

Fueron los días más duros de mi vida pero he de decirte que fueron los días que transformaron mi alma.

Me enseñaste que existen los milagros, que Dios siempre está a nuestro lado, que hay que luchar por la vida, que sufrir o preocuparse por todo no es importante porque todo se soluciona de alguna manera. También me enseñaste que cuando sentimos que no podemos más, una fuerza interior surge para ver lo bueno en lo malo, que se debe vivir un día a la vez, que en la vida todo es más llevadero si se tiene paciencia, que todo sucede para que nos convirtamos en mejores personas, que debemos ver lo positivo y no lo malo en los demás, pero sobretodo que lo más importante es el amor y la fe.

Gracias mi bebé guerrera por enseñarme en 3 meses más de lo que he aprendido en 31 años, te admiro porque me enseñaste a luchar día a día con todas mis fuerzas.

¿Y tú cuáles situaciones difíciles has vivido? ¿Te has preguntado por qué a mí?

En vez de lamentarnos y actuar como víctimas, busquemos la razón por qué las cosas suceden aunque duelan, porque la vida nos presenta situaciones difíciles no para castigarnos, sino para hacernos cambiar y mejorar como seres humanos.

Así que la próxima vez que pases por una situación difícil, piensa, «esto me está pasando a mí para que yo aprenda algo y cambie», busca qué es y te aseguro que en vez de hundirte en el dolor resurgirás de las cenizas.

Te mando un abrazo,

Montse.

Deja un comentario